¿Por qué la creatividad es una maldición para muchos latinoamericanos?

Ayer vi en redes sociales una historia que se hizo viral sobre un abogado al que captan sin pantalones en una audiencia virtual. En un instante del video se observa que el abogado se ve obligado a levantarse de su silla para buscar un documento y es muy notorio que no trae sus pantalones puestos. La juez le reclama: “Abogado, no trae pantalones, está en una audiencia.” Él contesta: “Sí traigo pantalones señoría”, lo cual era claramente una mentira por lo que se podía observar en el video.

La situación me hizo pensar, si no somos capaces de utilizar 20 segundos de nuestro tiempo para estar listos para el trabajo, ¿qué otras cosas estamos dejando de hacer?

Esta historia me hizo recordar mi época de estudiante de maestría, donde tuve la oportunidad de interactuar todos los días con cientos de estudiantes extranjeros. La gran diferencia que pude observar entre los asiáticos, los europeos, los estadounidenses y los latinoamericanos fue el grado de disciplina para cumplir con responsabilidades. Un ejemplo: en muchas ocasiones nos reuníamos fuera de la escuela por unos minutos para ponernos de acuerdo para salir más tarde. Salidas al cine o a un bar eran muy comunes y la situación siempre se desarrollaba de la siguiente manera: nuestro amigo Japonés usualmente no tenía tiempo para salir, nos acompañaba si acaso en una de cada tres o cuatro salidas. Los Mexicanos nos adaptábamos a los horarios de los demás; si teníamos algo que hacer, simplemente cambiábamos nuestra agenda. Los de Estados Unidos, los alemanes y los franceses contestaban con algo similar a ésto: “yo puedo después de las 7pm porque a las 5pm hago mi tarea” o “a las 4pm voy al gimnasio, yo puedo después de las 6pm”.

Antes de conocer a estos estudiantes, la imagen que tenía de los extranjeros es justamente la que nos presentan en las películas: en fiestas todo el tiempo, borrachos o drogados. Y sí conocí a algunos de este tipo, pero de la mayoría lo que más me llamó la atención fue su capacidad para irse de fiesta sin dejar de cumplir con sus obligaciones.

Los únicos dispuestos todo el tiempo a cambiar nuestras agendas, posponiendo nuestras responsabilidades éramos los latinoamericanos.

Ahora, como Coach, he tenido la oportunidad de estudiar ya por varios años la conducta humana. Observo claramente en nosotros los latinoamericanos un rasgo elevado de personalidad llamado apertura a la experiencia. Para nosotros todo se vale, todo es posible, estamos abiertos a todo. Si necesitamos cambiar un plan, lo cambiamos. Si necesitamos atrasar una tarea, la atrasamos. Si necesitamos hacer trampa, lo hacemos. Todo se vale. Eso nos convierte en una cultura extremadamente creativa, pero también extremadamente indisciplinada e improductiva.

Si algo observé en esos estudiantes de países del primer mundo fue disciplina. Como empleado en empresas de Estados Unidos observé lo mismo: gente respetando ciertas reglas y procesos, haciendo un plan para todo y siguiéndolo con celo. 

De todos los extranjeros que he conocido a ninguno he considerado extremadamente brillante, pero sí disciplinados. De hecho, usualmente somos los latinoamericanos los que proveemos las mejores ideas y soluciones, somos creativos por excelencia, pero somos terribles para seguir rutinas que nos lleven a la materialización de nuestras ideas.

Hoy día, el cumplimiento de esas rutinas toma una mayor relevancia porque tenemos la libertad de trabajar desde casa, pero si no tenemos la disciplina ni para ponernos los pantalones para una audiencia, qué esperanza que tengamos el orden para crear un día productivo. La creatividad es lo que distingue a los latinoamericanos, pero también es nuestra maldición. El día que a esa creatividad le agreguemos el orden y la disciplina los latinoamericanos seremos imparables. Hoy día se presenta la oportunidad de hacerlo y levantarnos a niveles increíbles o de no hacerlo y hundirnos por completo.

¿Cuál es tu rutina para el éxito?

Verifica las promociones en entrenamiento y coaching para equipos de ventas y de Dirección:

http://mailchi.mp/a64ba14a11ef/por-qu-la-creatividad-es-la-maldicin-de-los-latinoamericanos